Tu mejor versión es un mito

Nos han vendido la idea de que allá, en el futuro existe una mejor versión de nosotros mismos.

Nos han dicho que si nos esforzamos, eventualmente llegaremos a ser esa persona ideal que vive en nuestra imaginación: exitosa, saludable, con hábitos impecables.

Pero, ¿realmente existe esa mejor versión de nosotros mismos?

Yo creo que la respuesta es un típico y molesto: “sí, pero no”

Sí…

Porque siempre podemos (y debemos) trabajar en mejorar. La vida misma se trata de eso, de ir caminando y aprendiendo todo lo necesario para ser cada vez mejores seres humanos.

No…

Porque esa mejor versión no es una meta fija, ni tampoco es reluciente y perfecta como la pintan en las portadas de los libros de superación personal. 

Esa mejor versión no está en el futuro, sino que se construye momento a momento. 

Podemos convertirnos en esa persona que queremos ser (o mejor dicho: que ya somos) en cada decisión que tomamos, preguntándonos ¿qué haría mi mejor versión en este momento?

Por ejemplo, mientras escribo este texto hay dos versiones de mí:

– La que cierra el procesador de palabras para abrir Twitter
– La que se queda aquí, escribiendo aunque no sepa exactamente cómo acomodar las palabras

Cada vez que decido quedarme, estoy encarnando en la mejor versión de mí.

Y así, momento a momento, tú y podemos ser nuestra mejor versión.

Decidiendo cómo responder ante los retos de la vida
Eligiendo cómo alimentamos nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu
Siguiendo nuestros valores

La mejor versión de ti (como la conocemos), es un mito, porque no está allá en el futuro. Sino que está aquí mismo, frente a ti, en la próxima decisión que tomes.

–––––––

¿Quieres recibir reflexiones como estas y algunas otras cosas que no publico en ningún otro lado? Suscríbete al Grupo Minimal dejando tu mail aquí abajo. (No spam, lo prometo)

[mc4wp_form id=”2177″]

Lo único que nos queda

the only thing left.png

¿Qué nos queda después de otro año vivido?

¿Qué hay después de los éxitos y los fracasos? ¿De los errores y los aciertos?

¿Qué hay después de los momentos buenos y malos?

Quizá no hay gran cosa.

Poco importa cómo nos fue en el año. Al final la único que nos queda y lo único que vale es en qué nos estamos convirtiendo.

¿De qué sirve un logro si no hay transformación?

Tal vez el verdadero objetivo de la vida es convertirnos en seres cada vez más libres, puros y amorosos, sin importar el camino que nos lleve hacía allá.

Este cierre de año te invito a reflexionar menos acerca de los hechos sucedidos y más acerca de los aprendizajes y los cambios internos que has tenido.

¿Qué te dejó este 2018? ¿Hacia dónde va caminando tu alma?

–––

Querida persona lectora:

Esta es mi última publicación de este año. Me tomaré diciembre para desconectarme. Dejaré de grabar el podcast y de subir contenido a mis redes para enfocarme en otras cosas.

Si eres un lector o lectora recurrente, te envío un abrazo y agradezco que me prestes tus ojos y tu atención cuando escribo. Te deseo lo mejor para este año que comienza.

¡Nos leemos en el 2019!

El lado oscuro del orden

orden

Podemos buscar orden en nuestros espacios, en nuestras financias, en nuestra agenda, en nuestros hábitos, en nuestra vida.

La búsqueda del orden puede ser necesaria e importante y el minimalismo es una herramienta que nos ayuda a conseguirlo.

Pero la “magia” del orden tiene una lado oscuro.

Si nos apegamos al orden,
si lo buscamos a toda costa,
si nuestro bienestar depende de él…
sufriremos toda la vida.

Porque la vida es desordenada por naturaleza,
la vida es inestable e impredecible,
la vida es un big bang 
explotando y contrayéndose intermitentemente
y no podemos ir en contra de eso.

¿Podemos reducir para que el orden surja con más facilidad? Sí
¿Podemos crear estructuras para facilitarnos la vida? Sí
¿Podemos crear hábitos que nos ayuden a vivir mejor? Sí

Pero debemos ser conscientes que anhelar un orden permanente es comprar un pase directo a la insatisfacción y a la infelicidad.

Nuestra meta debe ser aprender a movernos con naturalidad dentro del desorden, dejar que llegue y que se vaya como las olas del mar. La habilidad que debemos desarrollar es la de aprender a surfear en el desorden. Sólo así podremos encontrar la paz.

–––

¿Te gustaría aprender a aceptar y navegar mejor en el desorden natural de la vida? La meditación puede ser una buena herramienta para hacerlo. Si te interesa aprender a meditar con una guía práctica, simple y con ejemplos de la vida cotidiana, suscríbete a esta lista y espera noticias de mi próximo mini-curso online.

 

Minimalismo para personas creativas

minicrea

Algunos de los problemas a los que nos enfrentamos quienes nos dedicamos a la creatividad son:

  • Tenemos demasiadas ideas y nos saturamos
  • Complicamos las cosas al tratar de transmitir un mensaje
  • Perdemos el rumbo de nuestro trabajo
  • Nos comparamos con otros creativos

A mí me pasa todo esto, pero procuro que me pase menos aplicando la esencia del minimalismo:

¿Cómo puedo enfocarme en lo que es realmente importante?
¿Cómo puedo eliminar aquello que no aporta valor?

A continuación te comparto algunos consejos minimalistas para creativos.

(También puedes escuchar estos consejos en mi podcast en ESTE EPISODIO)

1. Simplifica tus ideas para que se vuelvan más poderosas
A veces complicamos nuestras ideas tratando de decirlo todo. Pregúntate ¿cuál es la esencia de tu idea/proyecto/mensaje? ¿qué es lo que realmente quieres decir? ¿cómo puedes transmitirlo de una manera simple pero poderosa? A veces lo más sencillo es lo que tiene más impacto.

2. Háblale a menos personas
Es normal querer llegarle a más personas. Pero cuando le hablamos a todos… no le hablamos a nadie. Dirígete a un público específico. Identifica (o recuerda) cuál es tu nicho. Ponte personal, esto puede ayudarte a conectar de una manera más profunda y poderosa.

3. Usa menos herramientas
Los límites pueden abrirnos nuevos caminos creativos.  A veces, el exceso de herramientas en lugar de ayudarnos nos estorba. Pregúntate ¿cómo puedes reducir tus herramientas para crear ideas más poderosas y originales?

4. Crea para aportar, no para recibir
No busques likes o reconocimiento, esto puede desviarte de tu propósito. Concéntrate en lo que estás aportando con tu trabajo. ¿Qué está haciendo tu creatividad por los demás?

5. Empieza tu día en papel
A veces empezamos el día directo en la computadora y no hacemos una pausa para revisar nuestras prioridades. Intenta iniciar tu día de manera analógica anotando en papel tus ideas. Escribe, dibuja, raya. Esto puede darte claridad y ayudarte a tener mañanas más creativas e introspectivas.

6. No te compares con el trabajo de los demás
Es común voltear a ver lo que están haciendo otras personas creativas y compararnos. Intenta no caer en este hábito tan dañino. Concéntrate en tu trabajo, en tu camino, en tu talento, en tu estilo único. No-te-com-pa-res.

7. Busca la esencia de tu mensaje
Indaga en lo que quieres decir, ve más profundo. Llega al núcleo de tu mensaje y exprésalo de la manera más clara posible. Elimina todo lo que no tenga relación con la esencia de tu mensaje.

8. Balancea el consumir y el crear
Evita cualquier extremo. Consumir contenido creativo para inspirarse está bien, pero esto a veces puede distraernos de lo más importante que es crear. Por otro lado, también podemos caer en el vicio de crear sin detenernos un momento a ver otras cosas que puedan nutrir nuestra creatividad. Encuentra el balance.

9. Sé honesto y conectarás más
Mostrarnos y exponernos tal como somos puede ayudarnos a conectar más. ¿Cómo puedes eliminar esas barreras que te impiden ser tú? Piérdele el miedo a mostrar tu lado más puro.

Espero que estos consejos te sirvan y recuerda escuchar la versión extendida de esto en el podcast.

 

 

5 reglas del minimalismo

and those are the rules.jpg

Pienso que el minimalismo no debe tener demasiadas reglas.

También pienso que las reglas son algo que uno puede decidir romper cuando lo desee.

Sin embargo, me tomé la libertad de escribir 5 reglas del minimalismo que considero importante tomarlas en cuenta (tú decides si las sigues o no).

Son las siguientes:

1. Debe ser una decisión personal
Sólo tú puedes tomar la decisión de ser minimalista, nadie puede obligarte. Por lo tanto, tú tampoco puedes imponerle este estilo de vida a alguien más. Así no funciona la cosa.

2. Debe ser una decisión genuina
La intención de ser minimalista debe venir de tu interior. No tiene sentido si lo haces solamente por seguir una moda. La mejor forma de ser minimalista es queriéndolo de corazón.

3. Debes encontrar tu propio estilo
No es buena idea tratar de imitar a otros. El minimalismo debe funcionar para ti y para el contexto en el que te encuentras. No te compares con otros minimalistas. No dejes que nadie te diga el número exacto de objetos que debes tener.

4. Debes ser paciente
Esto toma tiempo. Puede tomarte años y aún así nunca se siente que “ya terminaste”. Es un proceso, disfrútalo. No tengas prisa. La idea de esto es aprender y crecer poco a poco. Es un bello camino.

5. Debes ser constante
Se vale tropezar, pero el chiste es levantarse y seguir en el camino. Este estilo de vida requiere de fidelidad, disciplina  y constancia. La buena noticia es que esta regla se vuelve más fácil una vez que sigues las primeras cuatro.

————————————————-

Del caos a la calma + 1 regalo

· Si quieres una guía que te lleve de la mano y te ayude a dar los pasos para empezar con una vida más ligera y con más significado.

· Si quieres adoptar el minimalismo a tu propio ritmo, pero con constancia y ejercicios prácticos

· Si estás de acuerdo con las 5 reglas que acabo de mencionar

… entonces te invito a tomar mi curso online Del caos a la calma donde encontrarás 5 módulos:

Módulo 1: La vida que quieres
Definirás qué es lo importante en tu vida, cuáles son tus valores y qué es el éxito para ti. Tener esto claro hará mucho más fácil todo el proceso de simplificar.

Módulo 2: Más orden
Conocerás los beneficios de tener menos pertenencias y aprenderás a depurar a tu propio ritmo y de acuerdo a tus propios valores. Además harás un reto que puede cambiarte la vida (no estoy exagerando).

Módulo 3: Más dinero
Reflexionarás acerca del consumo y de cómo usas tu dinero. Aprenderás a cuestionarte mejor cada compra y harás un reto para consumir menos durante una semana.

Módulo 4: Más tiempo
Identificarás posibles distracciones que te quitan tiempo y aprenderás algunas ideas y técnicas para dedicarle más tiempo a lo que realmente importa.

Módulo 5: Más atención
Aprenderás a ser menos reactivo y relacionarte mejor con tus pensamientos y emociones a través de la práctica de mindfulness

El curso ya está grabado así que puedes empezarlo hoy mismo y seguirlo a tu propio ritmo.

***

Además, para las personas que leen mi blog estoy regalando 2 cosas:

– Dos sesiones individuales de 30 minutos por video llamada. Una antes de que empieces el curso y otra cuando lo termines. En estas sesiones podrás platicar conmigo y juntos resolveremos dudas específicas.*

– 25% de descuento usando el cupón BLOGMINIMAL (o dando click en este link). El curso originalmente tiene un precio de $45 dólares, con el descuento queda en $33.75 dólares.

*Al adquirir el curso yo me pondré en contacto contigo para agendar la primera llamada.

Espero verte pronto por ahí.

Recuerda que también puedes escuchar mi podcast y leer mi blog y adquirir mi libro.

Dejar ir objetos de valor sentimental

volar

Has vivido muchas cosas: experiencias irrepetibles, relaciones entrañables, momentos épicos. Historias que te acompañan y forman parte de lo que eres.

Tu pasado es valioso, pero su valor vive dentro de ti, no en las objetos que guardas.

No conviertas el pasado en una carga física. Soltar no es olvidar.

Haz espacio para que lleguen cosas nuevas: nuevas experiencias, nuevas relaciones, nuevos momentos.

Dale espacio a la vida para que fluya sin estorbos. 

Vive libre y ligero. Por que al final, las mejores cosas de la vida no son cosas.

***

Si quieres iniciar tu camino hacia una vida más simple y más ligera, te invito a tomar mi curso online “Del Caos a la calma”. Puedes empezarlo hoy mismo.

Nudos mentales

nudos

¿Alguna vez te has sentido con un nudo en la mente?

¿Como un cordón enredado que si tratas de desenredar, se enreda todavía más?

Yo me siento así muchas veces. Incluso varias veces al día.

Se me enredan las ideas, las preocupaciones, las inseguridades, las soluciones a los problemas. Me hago bolas hasta con las cosas más sencillas.

*Chócalas si te pasa lo mismo*

Yep. Ser minimalista no me hace inmune a las atrocidades que ocurren en mí cerebro. Sin embargo, sí he aprendido algo que te quiero compartir (y tal vez te puede servir).

He aprendido que la mayoría de los nudos mentales no se desenredan desenredándolos, sino dejándolos estar, respirándolos, dándoles espacio.

Claro, hay nudos que se tienen que trabajar; tomando decisiones, platicándolo con alguien, haciendo lo que haya que hacer.

Pero también hay nudos que lo único que necesitan para desaparecer, es un poco de aire.

A veces, basta con es sentarnos un momento en silencio… y  respirar.

Inténtalo, si tienes un nudo mental en este momento, no trates de desenredarlo, simplemente siéntate en calma, cierra los ojos, inhala y exhala un por unos minutos y descubre qué sucede.

***

Respira: ejercicios para calmar la mente

Cuando nos hacemos conscientes de nuestros nudos mentales y nos permitimos respirar para clarificarlos, podemos tomar decisiones más sabias y vivir con más calma.

Por eso decidí crear Respira, un kit de ejercicios creados para ayudarte a relacionarte mejor con tu mente y tus pensamientos.

Son ejercicios diseñados para distintas situaciones (por ejemplo: para empezar tu día con enfoque o para cuando sientes que no eres suficiente).

Respira no es un curso, sino un conjunto de herramientas que tendrás a tu disposición para cuando lo necesites. (Y que además se actualizan cada mes).

Puedes ir aquí, conocer más sobre “Respira” e incluso echar un vistazo a algunos de los materiales.

*Cabe agregar que al inscribirte no sólo te beneficias tú, sino que apoyas mi trabajo y contribuyes a que yo pueda seguir creando este tipo de contenido.

¿Y si lo necesito en un futuro?

necesito futuro

Las personas tendemos a guardar objetos por precaución.

Por si lo llegamos a necesitar en un futuro.

Y aunque nuestra intención de prevenir viene de un buen lugar, debemos reconocer que el futuro es impredecible y caprichoso.

Podemos guardar mil cosas y necesitarlas todas, o jamás necesitar ninguna.

Pero al final, no importa cuántos objetos tengamos a nuestra disposición, siempre surgirán situaciones para las cuales no vamos a estar preparados.

Ninguna pertenencia nos salvará de la incertidumbre.

Entonces ¿qué pasaría si simplemente nos abrimos ante la posibilidad de que puede suceder cualquier cosa y no siempre vamos a tener todo lo necesario? ¿Qué pasaría si confiamos un poco más en nuestra capacidad de enfrentar cualquier eventualidad, con o sin pertenencias?

Creo que tendríamos una relación más alivianada con el futuro y sus caprichos.

¿Más vale tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo?

¡Da igual!

Las necesidades vienen y van, las cosas cambian, la vida da vueltas. Vivamos con eso.

Prevenir está bien, pero no podemos convertir nuestra casa en un búnker repleto de provisiones.

En otras palabras, lo que quiero decir es:

Si estás guardando cosas “por si acaso”, considera la opción de dejarlas ir sin sin temor a lo que pueda ocurrir. ¿Cómo te sentirías? Tal vez con miedo (te entiendo), pero ¿a poco no te sentirías libre y con una excitante disposición a enfrentar lo que haya que enfrentar?

La tranquilidad no está en las cosas que tenemos, sino en nuestra capacidad de aceptar que, inevitablemente, todo está cambiando y que todo es impredecible.

¡Eso sí! Si te vas a deshacer de algo, procura hacerlo de la manera más responsable posible!

–––––––––––––

El grupo minimal

Si te gustan estas reflexiones y quieres recibir algunos textos que no publico aquí ni en ninguna otra parte, quizá te interese suscribirte a El grupo minimal (prometo no saturar tu bandeja de entrada). ¿Qué es exactamente eso de El grupo minimal? Toda la info acá.

 

Depurar para crecer

Espacio Minimalista

Hace unos días mi esposa y yo fuimos a una clase de meditación donde nos dijeron que para meditar de manera adecuada es importante limpiar y ordenar previamente el espacio donde vamos a practicar.

Creo que esta enseñanza es una excelente analogía que puede ayudarnos a entender mejor el minimalismo como estilo de vida.

La mayoría de las personas que hemos adoptado esta filosofía coincidimos en dos cosas:

1. El minimalismo va mucho más allá de la depuración de pertenencias
2. Pero por ahí se empieza

En mi caso fue así.

Empecé por depurar mis espacios, quedándome únicamente con los objetos que realmente tiene sentido conservar.

Esto me dio como resultado una casa sencilla y ordenada. Y a partir de ahí surgieron nuevos cambios, nuevos cuestionamientos, nuevos hábitos.

Sin darme cuenta, preparé mi espacio para comenzar una práctica interminable de auto-conocimiento y desarrollo espiritual.

Tal vez no hubiera podido ser de otra manera. Quizá, en un escenario saturado y desordenado, este trabajo personal nunca hubiera florecido.

Pienso que si queremos emprender un camino hacia una vida con más sentido. Un buen comienzo puede ser, al igual que en la meditación, simplemente ordenar nuestros espacios.

––––

*Si te identificas con esta forma de pensar y estás buscando algo que te motive (y te guíe) a realizar cambios en tu vida (empezando por depurar tus espacios) tal vez te interese tomar mi curso en línea, leer mi libro o suscribirte a El Grupo Minimal.

Ser amable se siente bien

be kind art

Si quieres vivir ligero, intenta ser más amable.

Con las personas que te rodean,
con las circunstancias,
contigo mismo.

La amabilidad se siente bien,
la rudeza se siente áspera, rígida, pesada.

Amabilidad es soltar,
lo contrario es aferrarse.

¿Alguien no te cae bien?
Suelta, aligérate, sé amable

¿Las circunstancias no son las ideales?
Acepta, aliviánate, sé amable

¿Sientes que no eres suficiente?
Suavízate, ámate, sé amable

No es sumisión, ni dejadez, ni conformismo.

Podemos exigir con amabilidad,
podemos resolver un problema con amabilidad,
podemos mejorar con amabilidad.

Amabilidad activa y asertiva,
amabilidad auténtica y genuina
amabilidad que nos aligera el camino para hacer lo importante
y dejar este mundo mejor que como lo encontramos.

La amabilidad es frescura para el alma.

¿Te cuesta ser amable?

Aquí algunas ideas

*Si ya tienes tiempo leyendo mi blog, te darás cuenta que es casi el mismo método de siempre (es que no he encontrado nada que me funcione mejor)

1. Observa
Si una persona, una situación o una emoción te provocan una reacción áspera, ruda, grosera (incluso contigo mismo), date cuenta de eso. Simplemente nótalo ¡Ah, esto me está provocando algo opuesto a la amabilidad! No te juzgues por eso, este paso consiste únicamente en observar.

2. Haz una pausa y suelta
Antes de reaccionar (o sea, antes de decir o hacer cualquier cosa) detente un momento e intenta ver si puedes soltar eso que te impide ser amable. ¿Puedes soltar el apego a tener la razón? ¿Puedes soltar el deseo de que las cosas sean como tú quieres que sean? ¿Puedes soltar expectativas, creencias, exigencias? Inténtalo.

*Si no logras hacer la pausa y te gana el impulso, está bien. Simplemente nota eso e intenta dirigirte poco a poco hacia la amabilidad.

3. Disfruta la amabilidad
Observa cómo se siente ser amable, ¿cambia tu relación con la realidad? ¿puedes sentir algo distinto? ¿qué recibes a cambio? Estoy casi seguro que notarás algo positivo. Si es así ¡disfrútalo!

4. Conviértelo en un hábito
Repite esto hasta que la amabilidad se vuelve algo natural. Y por supuesto, sé amable contigo en este proceso. 

–––

Curso online

Hey, si te gusta el contenido que publico en este blog, tal vez también te guste mi curso online “Del caos a la calma”. Un curso creado para ayudarte a aligerar tu vida y enfocarte en lo que realmente importa. Puedes inscribirte y empezar hoy mismo AQUÍ.